Descripción

Matt Walker, un amargado policía de Nueva York, se transforma cuando bebe en un violento salvaje. Un gélido día de invierno, al entrar con paso ebrio en una cafetería, mata a dos empleados negros sólo «porque estaban allí» y persigue a un tercero, testigo de los asesinatos, en una de las cacerías con mayor suspense jamás escritas.

Chester Himes nació en 1909 en el seno de una familia afroamericana de clase media. Tras algunos escarceos con el submundo delictivo, empezó a escribir relatos cortos en la cárcel. Su primera novela se publicó en 1945. Ya convertido en un escritor de éxito, y huyendo del racismo de los EE. UU., se trasladó a París y más tarde a Moraira (Alicante), donde murió en 1984. ¡Corre, hombre, corre! es otra de las novelas de Himes ambientadas en Harlem, quizá la más dramática y emocionante.

«Una excelente muestra de la pericia del autor. […] El ritmo es increíble. Si tuviera que recomendar un único título de Himes, sería éste.» —The Guardian.